Los efectos de la velocidad de obturación y apertura en el color

Si bien estamos acostumbrados a que solo el balance de blanco afecta al color de la imagen, tanto la velocidad de obturación como la apertura tienen sus efectos sobre este. No significa que lo hagan de manera tan drástica como al elegir temperaturas diferentes, pero tienen su pequeña influencia sobre la fotografía final.
Anuncios

La toma negra: cómo se utiliza en las fotografías de exposición larga

Uno de los principales inconvenientes de las exposiciones largas, al menos en el territorio digital, es el ruido que produce una toma debido al calor que genera el sensor. Cuando este está en funcionamiento, naturalmente produce calor y esto afecta la forma en el que los fotodiodos registran la luz.

Un sensor de temperatura elevada tiene a producir los llamados hot-pixels, que se manifiestan como puntos rojos, verdes o azules. Dependiendo que tan grave sea la cantidad, puede arruinar una fotografía nocturna debido a que un cielo plagado de pequeñas mosquitas de color no resulta fotográficamente bello.
 
En algunos casos el calor en el sensor se manifiesta de una manera mucho peor: como grandes manchas purpuras o rosas en las esquinas de la imagen. Esto excede el tamaño de los hot-pixels ya que tranquilamente pueden ocupar un cuarto de la imagen, arruinando una gran parte de esta.
 
La solución, además de utilizar exposiciones mas cortas, es la de utilizar la toma negra. Este método, que en ingles se llama dark frame subtraction, consiste en tomar la fotografía de larga exposición normalmente y luego tomar otra con la misma extensión temporal, pero sin hacer llegar ningún tipo de luz al sensor. Esto se logra ya sea colocando la tapa frente al objetivo (en su versión manual) o simplemente impidiendo que las cortinas del disparador se retraigan (en su versión automática).
 
El resultado entonces seria la imagen de exposición larga (con sus respectivos hot-pixels) y otra sencillamente negra. Lo interesante sucede luego: los hot-pixels son estables y se manifiestan, por lo general, de la misma manera. Un hot-pixel rara vez se desbloquea, por lo que disparo a disparo siempre permanecerá ahí. Por lo tanto, el segundo disparo no tendrá ninguna información lumínica, sino solo aquella donde el sensor falla. Con esta información de errores de esta segunda exposición y a través de algunos algoritmos se sustraen los problemas de la primera imagen, dando como resultado una fotografía limpia y sin errores (en el mejor de los casos).
 
Debido a que esto toma exactamente la misma cantidad de tiempo que la exposición original demorando el siguiente disparo (aunque a veces lo hace en un poco menos de tiempo), la opción para activarlo en tu cámara se encuentra algo oculta y en ciertos casos es automático dependiendo de que tan larga sea la primer toma. Consulta el manual de tu cámara para saber como activarlo.

Poses de ejemplo para comenzar a trabajar con modelos

Navegando por internet me he encontrado con los siguientes artículos (parte 1 y parte 2) de la página Digital Photography school donde nos enseñan 42 poses para trabajar con modelos femeninos.
Así que os dejaré el artículo traducido para que sea mejor entendido
 

Es una de las poses mas sencillas para empezar, la modelo nos mirará por encima del hombro. Podemos intentar además hacer dicha fotografía disparando desde otro ángulo para poder obtener una foto mas interesante.
 
 
Como en un artículo anterior comente, podemos indicar al modelo que juegue con las manos y que las ponga de forma natural al rededor de la cara en distintas posiciones. Eso si, las manos se han de ver de lado.
 
 
Como no, en todo tipo de fotografías deberemos intentar aplicar entre otras la regla de los tercios, una interesante forma es cuadrar la imagen con esa regla e intentar sacar distintos ángulos de inclinación hasta dar con una toma que nos guste.
 
 
Poner la cabeza ligeramente hacia arriba y tocarse los rodillas con los codos es una pose bastante encantadora, eso si, lo primordial es que sea natural.
 
 
Otra pose que queda realmente bien es hacer a ras de suelo.
 
 
Esta es una variación de la pose anterior, pero con ambas manos apoyadas en el suelo. Podemos ayudarnos situando al modelo en un entorno con césped como un parque por ejemplo.
 
Haremos la foto casi a nivel del suelo, con la modelo tumbada de espaldas, intentaremos sacar varias tomas variando el ángulo y la posición, pero siempre a ras de suelo, además, le indicaremos al modelo que cambie la postura de las manos y de la cabeza para sacar mejores resultados.
 
 
Desde el suelo, indicar a la modelo que arquee las piernas y ponga una mano alterna a la pierna en el pecho, le indicamos que la otra mano la coloque de forma natural al lado de la cabeza.
 

Realizar la fotografía desde un ángulo bajo, indicar al modelo que se tumbe boca abajo y coloque las piernas hacia arriba tal y como vemos en el dibujo. Esta pose es ideal para probar en entornos distintos como una cama, el campo …
 
 

Esta postura queda bastante bien, le indicamos al modelo que se siente en el suelo y ponga las piernas y los brazos de la forma que vemos en el dibujo, si es una chica con el pelo largo podremos jugar con la forma en que le caiga el pelo y en el lado en que este caiga. Además jugaremos con el ángulo y con la posición desde donde tomamos la imagen

Al igual que la anterior, esta otra pose muy sencilla. Probaremos a disparar desde distintos ángulos.
 
 
Una maravillosa manera de mostrar la belleza del cuerpo de una modelo. Funciona muy bien como una silueta al disparar contra un fondo brillante.
 
 

Esta es una pose muy casual en la que la modelo puede jugar con sus manos y el pelo.

En este caso le pediremos al modelo que coloque las manos en los bolsillos traseros del pantalón, en caso de no tener que las coloque a la altura de la cadera por detrás y se coloque ligeramente de lado.
 

Ligeramente inclinado hacia adelante puede ser un gesto muy atractivo. Es una manera sutil para enfatizar las formas superiores del cuerpo.
Esta técnica solo nos va a funciona correctamente con un cuerpo bien formado, le indicamos a la modelo que coloque las manos por encima de la cabeza tal y como vemos en el dibujo.
 

Esta pose ofrece un sinfín de variables, le podríamos indicar al modelo que juegue con las manos, incline la cabeza etc …
 

Una pose relajada con el modelo de pie y apoyando su espalda contra una pared. Recuerde que el modelo puede utilizar una pared no sólo para apoyar la espalda, pero también para poner sus manos en, o descansando una pierna contra ella.
 
 
El cuerpo debe estar arqueada en forma de S, las manos deben estar relajadas, mientras que el peso se apoya sobre una sola pierna.

Con el fin de encontrar la mejor postura, indicar al modelo que se mueven lentamente las manos y girar su cuerpo constantemente. Cuando vea una variante bien, pregunte a su modelo que permanezca inmóvil y tomar algunas fotos. Repita el procedimiento para un conjunto completo.

 


Cualquier tipo de tela (incluso una cortina) puede ser utilizadaTener en cuenta que la parte posterior no es necesaria que esté completamente desnudo. A veces tan sólo un hombro desnudo podría funcionar bastante bien.
 

Le indicamos al modelo que se ponga de perfil y nos mire colocando ligeramente la barbilla hacia delante y coloque el hombro ligeramente hacia abajo
 
 
Muy a menudo mejor las posturas son las más sencillas. Para los modelos femeninos de apoyo del cuerpo en una sola pierna y curvando el cuerpo en forma de S es una simple regla de partida.

 
 

En este caso le indicaremos al modelo que toque ligeramente una superficie vertical con las manos.

El mostrar el cabello en movimiento es otro acierto a la hora de pedir a un modelo que pose. Esto ha de ser de forma natural y jugaremos con distintas velocidades de obturación para sacar distintos efectos.
 
 
Adecuado para sentarse en un sofá o en la cama. Con el fin de añadir un poco de profundidad temática, el modelo podría sostener una taza de café en sus manos, tal vez dando a entender que ella está calentando sus dedos
 
Esta pose es adecuada para interiores. Indicarle al modelo que se siente en un sofá apoyando la espalda, con una pierna ligeramente arqueada.
 

Otra variación de un modelo que se sienta en un sofá.
 
 
Probaremos distintos ángulos de disparo y le diremos al modelo que arquee ligeramente una pierna mientras apoya el brazo en ella.
 

Otra pose sentada con la que podremos probar.

Cruzar los brazos en fotografía no significa necesariamente que ponemos una barrera, probaremos distintos ángulos hasta dar con la foto correcta.
 

No siempre el modelo tiene que “poner” manos en algún lugar en particular. No queda mal dejarlas libremente a un lado del cuerpo. Lo mismo vale para las piernas, una pierna soporta el peso, y la otra queda mas libre.
 

Los pulgares o parte de la mano introducidos en los bolsillos laterales también puede quedar muy bien.
 

Realizar la fotografía ligeramente por detrás e indicarle al modelo que camine descalza es una buena toma par el verano.

Esta pose la podemos hacer apoyándose en la pared con las manos en la espalda.

Pediremos al modelo que gire un poco de lado, cruce los brazos y mueva su cabeza ligeramente hacia abajo y a la cámara.

Esta técnica de pedir que coloque las manos a la altura de la cintura nos vale tanto para una toma media como para una toma de cuerpo entero.
Podremos solicitar al modelo que se apoye en algún mueble alto, esto nos dará una pose mas casual.
Esta pose funciona bien tanto en interior como en exterior. Le pediremos al modelo que se apoye en algún mueble u objeto y arquee ligeramente la pierna que tengamos delante de la cámara, el brazo contrario que pase ligeramente por debajo del pecho del modelo tocando el brazo contrario.
 
Una foto de cuerpo entero, indicarle al modelo que se coloque de forma similar al del dibujo enfatiza mas la silueta femenina.
 
 
Esta postura es una de las mas complicadas, ya que los movimientos que ha de realizar el modelo nos son fáciles de explicar, pero si logramos hacerlo y que nos entienda saldrán imágenes realmente bellas.
Para esta pose le indicaremos al modelo que se apoye en una barandilla por ejemplo, y mire hacia la cámara.
 

 
 
 
 
 
Lo que tenemos que tener en cuenta es que estas muestras son un tipo de partida, ahora toca jugar con nuestra imaginación.
 
Y eso si, enfocamos siempre a los ojos, a no ser que deseemos enfatizar otra parte del cuerpo.
 
 
 
 
A continuación os dejo los enlaces a otros artículos de este blog para añadir información a la fotografía de posados y retratos.
 
 

 
 

Ampliar una imagen con Photoshop

En el artículo de hoy os quiero hablar sobre como ampliar una fotografía usando Photoshop. No confundamos la ampliación con recortar, ya que con lo primero aumentaremos las dimensiones físicas de la imagen a la hora de imprimirla y con lo segundo encuadraremos la imagen como queramos.
Lo que si es verdad, que si ampliamos, calidad vamos a perder, aunque para eso está nuestra habilidad en el manejo de Photoshop

Para ampliar las dimensiones de la imagen lo podemos hacer de dos formas, la primera es mediante el plugin Camera RAW de Photoshop, siempre que tengamos realizada la imagen en formato RAW, y la segunda usando el parámetro “tamaño” ubicado en el menú imagen.
 
 
 
 
Ampliación de una imagen RAW
 
 
Como he comentado anteriormente este método solo es aplicable si tenemos la imagen en formato RAW.
Para hacerlo es tan sencillo como abrir la imagen con Photoshop, se nos abrirá automáticamente el plugim Camera RAW y tal y como observáis en la captura solo tendremos que clicar donde pone “Adobe RGB(1998)…” (esto puede variar dependiendo de la configuración de color y demás parámetros que tengamos seleccionados) situado justo en el centro en la parte baja del programa y nos saldrá una ventana como la que vemos.
 
En resolución pondremos el valor de 254 pixeles, la profundidad de color dejaremos la que queramos para trabajar, yo personalmente prefiero trabajar en 16 bits aunque algunas opciones de photoshop solo funcionan con imágenes de 8 bits. Enfocar lo dejaremos como queramos, yo lo tengo en modo Pantalla y en calidad alta.
La parte que nos importa es la opción que vemos desplegada, el apartado tamaño, nos dará unos valores u otros dependiendo de la cantidad de mpx que tenga nuestra cámara, lo que nos permitirá aumentar mas el tamaño de la imagen sin perder calidad una cámara de 16mpx que una de 10mpx como es mi caso. En este caso el desplegable nos muestra siete opciones, el tamaño real de la imagen y tres valores de reducción y tres de ampliación sin perder calidad. Solo tendremos que elegir el que queramos ya que posteriormente encuadraremos la imagen y le daremos el tamaño final de impresión.
 
Hay que tener en cuenta que el valor que le asignemos se quedará predeterminado para todas las imágenes que editemos con el plugin Camera RAW por lo que si queremos editar una imagen al tamaño real solo tendremos que volver a seleccionarlo.
 
 
 
 
Ampliar otro formato de imagen 
 
Para ampliar una foto de cualquier otro formato con Photoshop la cosa se complica un poco ya que tendremos que reenfocar la imagen dependiendo del tamaño final deseado y de la cantidad de detalles que esta tenga. El problema de reenfocar detalles es que si nos pasamos de enfoque la imagen perderá naturalidad, y si no hacemos los necesarios la imagen se quedará como desenfocada.
 
¿Cómo logramos el método correcto? cada imagen es un mundo por lo que solo nos queda el método de prueba y error en grandes ampliaciones, aunque realmente para una pequeña ampliación de 2 o 4 pasos con reenfocar solo al cambiar el tamaño de la imagen nos quedará un trabajo bastante bueno.
 
Para ampliar la imagen solo nos tendremos que ir al menú imagen y tamaño de imagen donde nos saldrá una ventana como la que vemos en la captura.
 
 
 
La forma mas cómoda es trabajar con centímetros ya que por lo general las impresiones son de 50*60, 60*70 etc … o si queremos un trabajo a medida de igual manera nos será mas cómodo.
 
Las opciones que nos aparecen marcadas por defecto como veis en la captura las dejaremos así y por último  seleccionaremos del desplegable la opción bicúbica mas suavizada, esto nos dejará un mejor resultado en la ampliación.
 
Por último compararemos el resultado final con la imagen original y si nos falta enfoque podremos enfocar usando cualquiera de estos métodos.
 
 
 
 
¿Esto son todos los pasos a dar para imprimir una imagen ampliada?

Si no vamos a cuadrar la imagen si, tanto en RAW como en cualquier otro formato realizando los pasos anteriores ya tendremos la imagen con el tamaño que queremos.

Ahora bien, si vamos a centrar la imagen de forma distinta a la que hemos tomado, ejemplo usar la regla de los tercios, primero usaremos la herramienta de recortar, dejaremos la restricciones como necesitemos, si tenemos marcada la opción de eliminar pixeles recortados la desmarcaremos, ya que si queremos posteriormente coger mas tamaño de imagen si tenemos seleccionada esa opción tendremos que empezar desde 0, y por último seleccionamos la zona de la fotografía que nos interese imprimir. La imagen la podemos mover libremente para centrarla como queramos.
Esta parte es la mas crítica ya que según como la recortemos daremos mas o menos pasos hasta llegar al tamaño deseado.

Una vez que tengamos el recorte a nuestro gusto pulsaremos la tecla intro, que nos validará el recorte.

Nos vamos al menú imagen y tamaño de imagen para darle el tamaño final a nuestra fotografía y posteriormente si lo necesitamos enfocaremos la imagen con los métodos que he comentado en el apartado anterior. En este paso si tenemos posteriormente que recortar el lienzo os aconsejo hacer la imagen un poco mas grande de lo que necesitemos ya que posteriormente recortaremos el lienzo.
Aunque también os aconsejo salirse un poco de las normas a la hora de imprimir una imagen y sacar un tamaño que nos quede a nuestro gusto de la fotografía.

Por último nos iremos a tamaño del lienzo en el menú imagen para dejar la imagen al tamaño deseado de impresión. Esta opción solo la haremos si la imagen a la hora de ampliarla nos ha quedado con unos valores muy poco por encima de los deseados, os aconsejo que. como he comentado anteriormente, tengáis mas cuidado a la hora de recortar la imagen, de esa formas os vais a ahorrar tener que cambiar el tamaño del lienzo y la imagen quedará perfectamente ampliada, ya que si recortáis el lienzo podremos perder el encuadre deseado en la fotografía.

Comentar que al ampliar no solo ampliaremos la imagen, si no además sus desperfectos como el ruido, por lo que necesitaremos pasar algún filtro que tengamos que se encargue de eliminarlo.

También comentar que cuanto mas grande sea la imagen mas le costará a nuestro ordenador trabajar con ella.

Y aquí tenemos la imagen de nuestro ejemplo ya preparada para impresión a 60*40

En el mercado existen otras opciones que nos facilitarán mucho la vida a la hora de ampliar una imagen como la herramienta de Benvista Photozoom Pro en su versión 5 que además la podremos usar junto a Photoshop para tratar nuestras imágenes.
Podéis descargar una demo de la misma en el siguiente enlace.

Aquí tenéis la misma imagen ampliada con Photozoom Pro 5 a 60*40, el método de enfoque es el mismo que en la imagen anterior

 

Para terminar comentar que ya que hemos ampliado la imagen y mejorado su calidad es absurdo guardar dicha imagen en un formato que nos pierda calidad, una cosa es subirla a internet, en el que perderemos calidad o dicha imagen será muy grande para subirla y poder ser vista por otras personas y otra muy distinta es imprimir una foto, con lo que necesitaremos llevar esa imagen en la mejor calidad posible. Para ello es aconsejable guardar la imagen en formato TIFF en su máxima calidad.