La distancia focal y la perspectiva

Creo que en todos los artículos que hay no he hablado ni una sola vez sobre la distancia focal ni de la perspectiva, en cambio si de la hiperfocal así que creo que va siendo hora de tocar este tema y aclarar algunas dudas.

Sigue leyendo

Anuncios

El tamaño del sensor ¿Importa?

En el mundo de las cámaras réflex digitales nos encontraremos con dos variables, tres si añadimos la opción de las nuevas cámaras sin espejo micro 4/3, por un lado tenemos las FF (full-frame), su sensor es de 35mm y las 4/3, con un tamaño de sensor algo menor.
Aparte de las variaciones de precio entre ambos tipos, ¿existen otras diferencias?

Los efectos de la velocidad de obturación y apertura en el color

Si bien estamos acostumbrados a que solo el balance de blanco afecta al color de la imagen, tanto la velocidad de obturación como la apertura tienen sus efectos sobre este. No significa que lo hagan de manera tan drástica como al elegir temperaturas diferentes, pero tienen su pequeña influencia sobre la fotografía final.

La toma negra: cómo se utiliza en las fotografías de exposición larga

Uno de los principales inconvenientes de las exposiciones largas, al menos en el territorio digital, es el ruido que produce una toma debido al calor que genera el sensor. Cuando este está en funcionamiento, naturalmente produce calor y esto afecta la forma en el que los fotodiodos registran la luz.

Un sensor de temperatura elevada tiene a producir los llamados hot-pixels, que se manifiestan como puntos rojos, verdes o azules. Dependiendo que tan grave sea la cantidad, puede arruinar una fotografía nocturna debido a que un cielo plagado de pequeñas mosquitas de color no resulta fotográficamente bello.
 
En algunos casos el calor en el sensor se manifiesta de una manera mucho peor: como grandes manchas purpuras o rosas en las esquinas de la imagen. Esto excede el tamaño de los hot-pixels ya que tranquilamente pueden ocupar un cuarto de la imagen, arruinando una gran parte de esta.
 
La solución, además de utilizar exposiciones mas cortas, es la de utilizar la toma negra. Este método, que en ingles se llama dark frame subtraction, consiste en tomar la fotografía de larga exposición normalmente y luego tomar otra con la misma extensión temporal, pero sin hacer llegar ningún tipo de luz al sensor. Esto se logra ya sea colocando la tapa frente al objetivo (en su versión manual) o simplemente impidiendo que las cortinas del disparador se retraigan (en su versión automática).
 
El resultado entonces seria la imagen de exposición larga (con sus respectivos hot-pixels) y otra sencillamente negra. Lo interesante sucede luego: los hot-pixels son estables y se manifiestan, por lo general, de la misma manera. Un hot-pixel rara vez se desbloquea, por lo que disparo a disparo siempre permanecerá ahí. Por lo tanto, el segundo disparo no tendrá ninguna información lumínica, sino solo aquella donde el sensor falla. Con esta información de errores de esta segunda exposición y a través de algunos algoritmos se sustraen los problemas de la primera imagen, dando como resultado una fotografía limpia y sin errores (en el mejor de los casos).
 
Debido a que esto toma exactamente la misma cantidad de tiempo que la exposición original demorando el siguiente disparo (aunque a veces lo hace en un poco menos de tiempo), la opción para activarlo en tu cámara se encuentra algo oculta y en ciertos casos es automático dependiendo de que tan larga sea la primer toma. Consulta el manual de tu cámara para saber como activarlo.