Varios consejos para fotografiar aves

La fotografía de aves es una disciplina bastante complicada, bueno, en general fotografiar cualquier animal se torna bastante complicado, pero que si lo hacemos bien lograremos sacar fotos realmente bellas.
 
Como siempre, antes de salir tendremos que tener el equipo bien preparado, las baterías cargadas a tope, y todo limpio.
 
Una vez en la zona no hay que molestar ni hacer nada para conseguir que salgan volando, a lo sumo, como mas adelante explicaré, podremos ir cebándolas, aunque es algo en lo que tendremos que tener mucha paciencia, ya que no se consigue en un solo día.
 
Pues dicho esto, os dejo con unos cuantos consejos para fotografiar aves:
 
  • Luz Natural y Abundante
Los pájaros son animales en continuo movimiento que exigirán por tu parte y por la de tu equipo una enorme rapidez, tanto de enfoque, como de tiempo de exposición de la toma.
Por ese motivo, porque necesitarás contar con un tiempo de exposición muy reducido para evitar que el pájaro salga movido, es muy importante contar con la suficiente luz como para que la exposición de la toma pueda ser correcta.
Sobre todo, teniendo en cuenta que estarás usando un teleobjetivo y no te podrás permitir contar con una apertura excesivamente abierta para disponer de la suficiente profundidad de campo.
Por tanto, si haces uso de un teleobjetivo para poder sacar al ave a la notable distancia a la que se encuentra, tienes que usar una apertura relativamente cerrada (bien por restricción de tu objetivo, bien para garantizar una adecuada profundidad de campo) y, como es lógico, no deseas subir en exceso el valor de sensibilidad ISO de la toma, deberás contar con la suficiente iluminación en la escena para que quede correctamente expuesta.
 
  • Estudia Su Movimiento, Mantente Quieto Y Ármate de Pacienciencia
  •  
Es muy difícil “llegar y besar el santo”, antes de conseguir una buena foto, deberás detenerte un poco, no hacer mucho ruido, ni movimientos extraños y estar muy atento a los movimientos que realizan las aves que deseas fotografiar.
El no moverse es fundamental para conseguir que no se asusten y se alejen de ti, porque, por muy larga que sea la focal que estés usando, puede no ser suficiente para capturar un ave a una distancia excesiva.
Para no espantarlos también puede resultar interesante usar ropa de camuflaje, o al menos con colores no muy llamativos, o, también, mantenerse en el interior de casas, coches, tras grandes árboles, etc. Todo ello para permitir que el animal actúe libremente e incluso se acerque a la posición en que te encuentras.
Tras observar su movimiento y una vez que ya seas capaz de predecir si permanecerá estático o si volará en una determinada dirección, será cuando podrás comenzar con las fotografías para tratar de “cazarlo” y conseguir el mejor resultado posible.
No será un trabajo fácil, de modo que ármate de paciencia y ánimo, lo acabarás consiguiendo.
 
  • Atrae Su Atención, ¿Por Qué No Cebarlos o Ponerles Un Señuelo?
  •  
No confundamos con molestar, como anteriormente he comentado no está de más armarse de paciencia e ir vigilando por donde pasa, para poder sacar todo el potencial a este “truco”
 
El anterior consejo es un consejo más pasivo. En este caso, te recomiendo ser más activo, ir al “ataque”. ¿Por qué no dejar algún elemento que pueda atraer a las aves?, ¿acaso no haces lo mismo en el parque cuando quieres que se acerquen los patos, palomas, etc.?
Si tienes tiempo y la oportunidad de hacerlo, prepara la zona en la que quieres realizar la toma con algún señuelo o cebo para atraer a los pájaros y así podrás tener un mayor control sobre la toma.
¿Te parece ridículo? Pruébalo, verás como funciona.
 
  • Usa Un Teleobjetivo y, Si Es Posible, Con El Selector de Enfoque Automático En La Posición de Larga Distancia
 
A menos que se trate de un gran “pajarraco” (un águila, buitre, o similar) y que esté bastante cerca, la fotografía de aves conlleva implícitamente el uso de un teleobjetivo para la consecución de buenos resultados.
Además, muchos de estos objetivos, tienen un selector que ayuda a identificar si se pretende enfocar sobre un objeto que se encuentra a una distancia de enfoque cercana o lejana.
En este caso, huelga decir que deberás seleccionar la ayuda al enfoque automático en posición lejana para que el resultado que nos ofrezca sea apropiado.
 
Además, si tiene estabilizador de imagen, no dudes en usarlo, te permitirá forzar un poco mas el tiempo de exposición.
 
  • Activa El Modo Ráfaga
Incluso con sus alas recogidas, los pájaros son animales “eléctricos”, no paran, y esa hiperactividad se incrementa aún más si están en vuelo.
Por tanto, si tu cámara dispone del modo ráfaga es más que recomendable activarlo y, una vez que te dispongas a retratar al animal en una determinada posición, realiza más de un disparo para garantizar que al menos uno será correcto.
Eso sí, ten vacía tu tarjeta de memoria, pues el número de fotografías almacenadas en ella empezará a crecer a un ritmo vertiginoso.
¿No me digas que nunca has usado este modo?, ¿o que ni siquiera sabes si tu cámara te ofrece esta posibilidad? En ese caso, revisa el manual de tu cámara.
 
Una vez que lo tengas controlado, recuerda que en la fotografía de aves te resultará muy útil configurar tu cámara para que haga uso del mismo.
 
  • Enfoca a los Ojos
Al igual que en los retratos de personas, mascotas u otros animales, la regla de oro es el enfocar a los ojos, en este caso, de las aves.
¿Por qué? Pues porque los humanos inconscientemente nos vamos a esta parte del cuerpo a buscar la nitidez, y si no está nítida, la imagen nos produce cierto rechazo.
Si el pájaro es pequeño y la porción de imagen que ocupa dentro del visor de tu cámara es reducida, será muy recomendable que uses el enfoque puntual de servo continuo para garantizar un correcto enfoque aunque haya un pequeño movimiento del fotógrafo o del ave.
Si el enfoque puntual te parece demasiado complicado, opta por el dinámico pero de un número reducido de puntos, por ejemplo, 9. Sólo así podrás garantizar que lo que sale enfocado es el ojo y no el pico u otra parte de la anatomía del ave.
 
  • Estate Preparado: La Oportunidad Puede Surgir de Repente
 
La fotografía de aves a mí personalmente me recuerda a la pesca o a la caza. No en vano, lo que queremos es “cazar” con nuestra foto a la presa.
Eso supone tener siempre preparada nuestra caña o escopeta, en este caso nuestra cámara, porque en el momento menos esperado puede aparecer nuestra “presa” y no debemos perder la oportunidad, ya que puede que no se vuelva a repetir.
¿Crees que el autor de la fotografía de la derecha no estaba con la “caña lista” cuando sacó esta fabulosa foto de un águila en plena caza?
Pues, ya sabes, ¡debes estar muy preparado!
 
 
Pues nada, espero que estos consejos os sirvan, disfrutar y a sacar buenas capturas!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s