Consejos para mejorar la composición de nuestros retratos

A la hora de encarar los retratos, ya sea de nuestros seres queridos, familia, amigos o incluso desconocidos, hay que cuidar muchos detalles, pero uno esencial que no siempre se le presta demasiada atención es la composición. Fundamental para transmitir sensaciones, destacar algún elemento o simplemente para reflejar un estado de ánimo, cuidar bien el encuadre ayuda sobremanera a mejorar nuestros retratos.
 
Aunque el sujeto es el elemento principal, nos solemos preocupar también, a la hora de retratarlo, de aspectos básicos como cuidar la iluminación, elegir un buen entorno o de lograr el momento adecuado para capturar una sonrisa o una mirada. Pero, en ocasiones, nos olvidamos que es fundamental examinar el escenario y seleccionar el encuadre más adecuado según nuestras pretensiones.
 
Pues aquí os dejo unos cuantos consejos que espero os ayuden a mejorar la composición de nuestros retratos:
 
  • Fijar toda la atención en el sujeto. En ocasiones los elementos del entorno pueden ser una distracción a la hora de observar un retrato, así que cuidemos que no aparezcan ramas de árbol, o cualquier objeto, que tome demasiado protagonismo en nuestra composición. Si en determinadas circunstancias no se puede eliminar del encuadre, pues podemos integrar a nuestro retratado en él, pero siempre dándole el mayor énfasis y tan sólo añadamos objetos o fondos que agreguen interés visual. O también nos puede servir para añadir información sobre el propio sujeto.
  • Cuidar el fondo. Es algo muy básico, pero que hay que estudiarlo bien. En ocasiones no encontramos un fondo neutro para lograr un retrato detallado, por lo que debemos usar entonces una apertura de diafragma grande para lograr un desenfoque adecuado. Aún así, no está mal hacer varias tomas, con ángulos distintos para comprobar qué fondo (más o menos desenfocado) se adecua más.
  • Probar con distintos ángulos. Como acabamos de comentar, en ocasiones con simplemente mover la cámara a una posición más alta o más baja nos puede ayudar mucho para mejorar el tema. Cuidando la perspectiva, desplazándonos ligeramente y haciendo que nuestro retratado gire el cuello ligeramente podemos lograr mejores resultados y eliminar elementos del fondo que pueden distraer.
  • Llenar el encuadre. Es más habitual en los principiantes tomar retratos de cuerpo entero, pero hay que probar a aproximarse y llenar el cuadro con el rostro de nuestro retratado. Es algo a lo que hay perderle el miedo, porque a veces un gran primer plano, con una mirada profunda o una bonita sonrisa puede resultar un magnífico retrato.
  • Mantener los ojos en el tercio superior del encuadre (o no). Es una norma habitual, una regla heredada de la pintura, que simplemente sirve para lograr retratos más naturales. Pero, como siempre insistimos, también podemos saltarnos las normas y experimentar. Se pueden conseguir retratos más originales y llamativos si hacemos una excepción a esto.

Y como siempre comentamos que lo importante es poner todo ello en práctica.
Probar, disparar muchas fotografías y, no nos olvidemos, que lo más importante en un retrato es el sujeto. Así que intentemos siempre sacar lo mejor de ellos, capturar su esencia a través de su mirada y sobretodo, lo mas importante, es que esté cómodo, tranquilo y relajado.

Anuncios

Retratos, ¿por donde empezamos?

Hoy os quiero hablar de los retratos. Uno de los fallos que mas nos encontraremos, en los que me incluyo, es el no saber encuadrar a la/s persona/s que queramos realizar el retrato quedando fotos con un algo que nos desagrada.
 
Como en cualquier disciplina de la fotografía existen unas reglas que nos guiarán a realizar esos retratos que tanto hemos estado buscando.
 
 
El siguiente esquema nos muestra que no debemos cortar (lineas negras) y por donde deberíamos cortar (lineas verdes) para que todo quede en armonía.
 
Pero como todo, las reglas están para romperlas, siempre y cuando las conozcamos, y sobretodo, si queremos aprender a hacer buenos retratos, hay que practicar.
NOTA: La cabeza, dentro de lo posible, ha de salir siempre en ellos 😉
 

Fotografía Macro, ¿cómo empezar?

Hoy voy a hablar del mundo de la fotografía macro, personalmente, para mi, es la que más me gusta ya que considero que captar la esencia de las cosas, sus detalles, es lo mejor que hay en la fotografía, y precisamente el macro es eso, capturar los detalles, la “esencia de las cosas”
No es una disciplina fácil, ya que requiere de mucha paciencia por que el sujeto (objeto, flor, bicho, etc…) que vamos a capturar no siempre está quieto, la luz nunca suele ser buena y en el caso de macros en exteriores el aire es nuestro peor enemigo.

Antes de comenzar quiero aclarar dos conceptos los cuales mucha gente confunde, que son la trepidación y que salga el sujeto movido.
Lo primero viene causado por el temblor de nuestra cámara, bien por no darle el tiempo mínimo adecuado, bien por haberla dejado en el trípode con un objetivo estabilizado, o la propia cámara, sin haberle quitado el estabilizador o incluso por el propio golpe del espejo. Además, nuestro propio pulso tiene mucho que decir a la hora de que una fotografía salga trepidada o no.
El que salga el sujeto movido es simplemente por eso, el sujeto que queremos capturar se ha movido, y el tiempo de exposición asignado no ha sido lo sufrientemente rápido como para dejarlo “inmóvil”.

Quería aclarar estos dos conceptos porque en el macro se dan mucho, ya que por culpa de la falta de luz solemos disparar a velocidades muy bajas sin tener en cuenta la regla de la distancia focal, es decir, si usamos un objetivo sin estabilizar de 90mm nuestra velocidad mínima para evitar la trepidación es 1/90, en caso de ser estabilizado debemos dividir los 90 por el número de pasos de estabilización que tiene el objetivo, ej: si es de 4 pasos, 90/4= 22.5 con lo que la velocidad mínima sería o 1/20 o 1/25, todo esto teniendo en cuenta nuestro propio pulso.

¿Qué necesitamos?

Antes de adentrarme en este apartado querría aclarar que no todos los objetivos que ponen “MACRO” son macros, hay que tener en cuenta el factor de ampliación y las lentes usadas para tal fin. Los objetivos tipo gran angular o tele que son “MACRO” suelen llevar como mucho un factor de ampliación 1:2 por lo que no conseguiremos sacar los detalles que queremos, y aunque encontremos objetivos macro, como el 50mm f2.5 1:2 macro de Canon, no tiene nada ver por la fabricación de sus lentes. Los macros tienen como poco un factor de ampliación 1:1 , lo que significa que vamos a sacar el sujeto tal cual es, no reducido.
También nos encontramos con macros espectaculares, a la par de complicados de usar, con un factor 6:1, lo que hará las delicias de todo buen aficionado al macro.
También mencionar que no es necesario gastarse una fortuna en un excelente equipo macro, no por ser el objetivo de “marca” nos dirá que es mejor, por poner un ejemplo, el Sigma 105mm f2.8 ex dg macro es mucho más económico que sus homólogos en Canon y  Nikon y su calidad de imagen es incluso superior a estos, por no olvidarnos del Tamron 90mm f2.8 manual, para mí y para todo el que entiende de fotografía es el mejor macro que se ha podido fabricar hasta la fecha, y es un objetivo realmente complicado de encontrar. Si nos ponemos a buscar en mercadillos de 2ª mano podremos encontrar verdaderas joyitas a un gran precio.
Lo primero que pensaremos es, ¿es obligatorio comprar un objetivo macro?, realmente no, pero si tendremos que comprar una serie de accesorios para transformar nuestro objetivo en un macro decente:

  • Lentes de ampliación: se trata de una “lupa” que colocaremos delante de nuestro objetivo, la cual nos ampliará según las dioptrías que tenga, yo recomiendo las BW, aunque las Hoya no son malas, el factor de ampliación de BW es superior, por poco más de 30€ tendremos una lente de ampliación de 10x que nos daría un resultado de 5:1 en un objetivo normal o de 10:1 en un objetivo macro. Este es un accesorio muy económico, de echo sin tener que irnos a marcas chinas es lo más económico que vamos a encontrar para fotografía macro.

  • Tubos de expansión: con ellos conseguiremos acercarnos más al sujeto, además de ampliar sus detalles. Los podemos encontrar en un juego de 3 con las siguientes medidas: 13mm. 21mm y 31mm pudiéndose combinar como queramos, con y sin sistema AF y de soporte digital para la lente. Yo personalmente los prefiero con AF, no por nada, en caso de no llevar ningún soporte eléctrico nos será realmente complicado cerrar el diafragma de nuestro objetivo. La fórmula para saber que factor de ampliación estamos consiguiendo es la siguiente: (Distancia en mm de los tubos) / (distancia de la focal) + factor de ampliación nominal = ampliación total, es decir, usamos el tubo de 31mm con una distancia focal de 90mm con un factor de 0.5 (1:2) con lo que hemos “transformado” nuestro objetivo 1:2 a un objetivo 1:0.84. Este accesorio es bastante más caro llegando a costar uno de calidad media sobre unos 100€

  • Fuelle para macro: su función es la misma que la de los tubos de expansión, pero en ese caso no tendremos que ir quitando o añadiendo más piezas al objetivo, simplemente nos bastara con expandir o encoger el fuelle para lograr la expansión deseada. Su precio está a la par que el de los tubos de expansión.

  • Anillo inversor: es un adaptador que nos sirve para colocar el objetivo al revés en la cámara, de esta forma conseguiremos mejorar el factor de ampliación del mismo pudiendo sacar con ello unos macros fantásticos. Pero esto entraña una gran dificultad, me explico, perdemos todos los automatismos, y diréis: ¿y qué? Si hay que hacer las fotos en manual…, no siempre pero si, pero, ¿cómo cerramos el diafragma si no hay conexión de datos entre el objetivo y la cámara? El proceso es complicado, pudiendo incluso dañar tanto la cámara como el objetivo, por ello recomiendo el uso de un objetivo manual antiguo para estos menesteres, y a ser posible de focal fija.

  • Flash anular: se trata de un flash de forma redondeada, en la gran mayoría de casos, que colocaremos delante del objetivo mediante un adaptador que traerá incluido. De esta forma daremos mejor la luz que si usáramos un flash convencional, para mí, es uno de los elementos imprescindibles para la fotografía macro.

  • Trípode: otro de los elementos imprescindibles. Poco o nada hay que hablar del trípode que no se sepa ya, más que nada tener en cuenta que si lo usamos junto a un objetivo estabilizado o una cámara con sensor estabilizado, se lo tendremos que desactivar para evitar que el sensor cree una falsa sensación de movimiento y nos salga las fotos trepidadas. Por otra parte, si vuestra cámara permite levantar el espejo para realizar la foto, lo hagamos, algunos modelos de Nikon no lo permite, una lástima, ya que el golpeo del espejo al tomar la foto suele causar una pequeña vibración que se nota más a la hora de usa el trípode.

  • Rótula para el trípode: todos los trípodes vienen con una rótula de mejor o peor calidad, simplemente la rótula es un accesorio que se une al trípode para poder sujetar la cámara y poder facilitarnos el poder colocarla de forma correcta y estable en la posición deseada para tomar la fotografía. Las hay de todos los tamaños y formas, personalmente yo prefiero las rótulas de bola ya que son mucho más rápidas a la hora de mover la cámara, aunque también tienen sus defectos.

  • Mando a distancia: aquí ya al gusto del consumidor, IR, si la cámara lo permite, o cable. Con intervalómetro, o sencillo …Para mi es otro de los accesorios imprescindibles para la fotografía macro.

Tanto los tubos, como las lentes etc … las podremos usar indistintamente con objetivos normales como macros y hay que tener en cuenta la apertura focal, ya que al usar estos accesorios la reduciremos considerablemente, por ejemplo podremos pasar de tener una lente f2.8 a tener una apertura de f5 usando un tubo de expansión o una lente de ampliación.
 


¿Cómo empezamos?


Lo primero decir que, no solo en la fotografía macro, si no en general, hay que respetar a la naturaleza, no podemos ir molestando a los bichos ni matándolos para que se estén quietos, ni arrancando flores ni nada, un buen fotógrafo que se precie respeta la naturaleza, no digo que no cojamos una piedra o alguna semilla o fruto, pero el resto de cosas, bichos, plantas, etc … las dejamos tranquilas. En el macro lo de no molestar a los bichos es imprescindible, ya que si vamos a fotografiar a las abejas podremos salir más que picoteados por estas si las molestamos.
En esta disciplina de la fotografía priman más los detalles que las reglas fotográficas, aunque luego en posproducción encuadremos mejor la foto, ojo, hay gente que confunde encuadrar, que para ello tendremos que recortar la foto, con ampliar … no tiene nada que ver, si recortamos una foto para poder encuadrar mejor el sujeto no vamos a ampliar sus detalles, para ello necesitáramos una aplicación específica como por ejemplo Photozoom Pro.

  • El iso lo adaptaremos según nuestra cámara, y las condiciones de luz existentes, ya que hay equipos que con un iso 3000 se defienden sin problemas y no sacan apenas ruido, y otras que del iso 200 no pasan.

  • Usaremos siempre que sea posible el trípode, y como no, si lo tenemos, el mando.

  • Si vuestra cámara os lo permite tened activada la opción de que el espejo sea levantado antes de realizar la fotografía cuando uséis el trípode, de esta forma evitaremos una posible trepidación por el movimiento del obturador.

  • Pondremos en caso de que las condiciones de luz no sean favorables el flash anular, en mi caso mi flash anular me impide sacar fotos a velocidades superiores a 1/100, una lástima, pero es una velocidad suficiente como para inmovilizar casi todo lo que se mueve. Si no tenemos un flash anular siempre podemos usar el de la cámara, aunque no dará ni por asombro el mismo resultado, además si contamos con un flash externo y este puede funcionar en remoto (simpatía, cable extensor, radiofrecuencia, ect…) lo usaremos siempre fuera de nuestra cámara y así poder dirigir la luz donde mejor nos convenga.

  • Comprobar que tenemos limpios tanto el sensor de la cámara, como el objetivo como el resto de accesorios tipo lentes o filtros que llevemos colocados. Además, tener en cuenta que las baterías de la cámara están cargadas. Esto es obligatorio no solo para hacer macros, sino para todo.

  • El disponer de objetivos luminosos (f:2.8 por ejemplo) nos va a permitir centrarnos más en los detalles ya que al tener una profundidad de campo tan reducida nos va a centrar mucho mejor lo que queremos fotografiar, dándonos además un desenfoque de fondo muy llamativo.

  • Usa la mínima distancia de enfoque que os permita el objetivo, siempre y cuando sea posible. Es decir, si vuestro objetivo empieza a enfocar como mínimo a 1cm, haced la foto a 1cm. No tengáis miedo de ensuciaros de barro.

  • Si vuestro objetivo y vuestra cámara tienen un sistema de enfoque aceptable, podéis enfocar en modo AF continuo, así si el sujeto se mueve la cámara lo seguirá enfocando.

  • En caso de usar AF continuo es recomendable tener activados todos los puntos de enfoque, para que de esa forma la cámara no pierda al sujeto, si no usamos el AF continuo mejor usar el punto de enfoque central y enfocar con el al sujeto, ya que es el que mejor calidad de luz nos va a asegurar.

  • Si enfocáis en manual, mucha paciencia, habrán accesorios que os impida usar el AF, así que paciencia.

  • Como he comentado antes tened en cuenta que al usar lentes de ampliación y demás lo que vamos a conseguir es bajar nuestra luminosidad del objetivo.

  • No tapar la luz del sol, aunque parezca absurdo muchos tapamos sin querer la luz del sol proyectando una sombra al sujeto que queremos fotografiar, si no nos queda mas remedio tendremos que usar el flash, en este caso un flash anular es lo mas aconsejable.

Resumiendo, respetad por donde vais, divertiros captando esos detalles e id probando y no desesperéis ya que en el macro se tarda bastante en conseguir sacar esa buena fotografía. No penséis que por gastarse más dinero vais a llevar un mejor equipo de macro, y si podéis compraros un buen objetivo macro, Tamron o Sigma, hacedlo, y olvidaros de experimentos con inversores y vuestros pisapapeles ya que podréis terminar rompiendo la cámara. Añadid al macro una lente de aproximación y conseguiréis unos macros espectaculares. Además, no por tener una mayor distancia focal conseguiréis mas detalles si el factor de ampliación no es 1:1, lo único que conseguiréis es acercar mas el sujeto, no captar mas detalles.

Empezando con la fotografía nocturna

La fotografía nocturna es una de las disciplinas más espectaculares, incluso está bastante de moda. La llegada del buen tiempo puede ser una buena oportunidad para plantearse programar una salida de noche y empezar a experimentar en este campo.
Hacer una fotografía de noche no es diferente a hacerla de día, pero las condiciones en las que se trabaja sí hacen que el sistema sea un poco distinto. Tenemos que completar un poco nuestro equipo y tener en cuenta algunos aspectos técnicos para poder empezar en la fotografía nocturna.

Equipo para fotografía nocturna

Para hacer una salida nocturna a tomar fotografías, debemos completar nuestro equipo básico de cámara y meter en la mochila algunas cosas más:
  • Empezaremos por lo más obvio, que es un buen trípode, y digo un buen trípode, por la necesidad que tendremos de realizar exposiciones largas y casi siempre, apuntando hacia el cielo. Si la rótula de nuestro trípode no aguanta mucho peso, se puede ir moviendo o cayendo poco a poco, muchas veces sin darnos cuenta, lo que va a provocar que nuestras fotos salgan movidas.
  • El cable disparador o control remoto nos ayudará a no trasmitir movimiento a la cámara cuando disparamos la fotografía, pero también nos da la posibilidad de trabajar en BULB. Para realizar fotografías con exposiciones largas, ajustaremos nuestro obturador a la posición BULB, que nos permite tenerlo abierto mientras tengamos apretado el botón de disparo. Si no usamos el cable disparador, tenemos que mantener pulsado con el dedo el botón de la cámara durante todo el tiempo de exposición y la presión que hacemos puede, también, hacer que la fotografía salga movida.
  •  
  • Es recomendable llevar una linterna o, mejor, una luz frontal para poder desenvolvernos en el ambiente y realizar las tareas de preparación de la fotografía e, incluso, iluminar algún elemento que aparezca en nuestro encuadre. Mi recomendación es un frontal de leds en el que se pueda controlar la intensidad de la luz y el ángulo.
  •  
  • Otra cosa que no debe faltar en el equipo son baterías de repuesto, tanto para la linterna como para la cámara. La fotografía nocturna implica tener la cámara encendida y trabajando mucho tiempo, lo que reduce considerablemente la duración de la batería.

Encuadre y composición

A la hora de componer y encuadrar nuestra fotografía, no solemos ver casi nada por el visor. La solución está en iluminar la escena, al menos el primer término, con la luz frontal (podemos apoyarla en algún sitio o que la sujete algún acompañante). También es interesante poner un nivel en la zapata de la cámara, para tener controlada su inclinación y no torcer el horizonte. Si tenemos Live View en la cámara nos puede ser de mucha ayuda para encuadrar. Subid la sensibilidad ISO al máximo y, aunque la imagen sea mala, podréis ver la escena.
Para completar el encuadre debemos enfocar y, por supuesto, el autofoco no va a funcionar. Tendremos que hacerlo en manual: si en nuestra fotografía el motivo está lejos, la cosa es fácil enfocando a infinito, pero si tenemos elementos en primer término, tendremos que usar la hiperfocal para tener el primer término enfocado y que la profundidad de campo nos llegue hasta el infinito.
Para calcular la hiperfocal tenemos tres soluciones:
  • El objetivo con el que trabajamos tiene las marcas de profundidad de campo.
  • Tenemos un teléfono donde poder instalar alguna aplicación o consultar alguna web donde tengamos una calculadora de profundidad de campo (DOF).
  • Hacernos una libreta de profundidades de campo e hiperfocales con los datos de nuestra cámara y objetivos.

Medición en fotografía nocturna

La medición es el paso que requiere hacer más cálculos y tenemos que estar concentrados para ahorrar tiempo y no tener demasiadas pruebas erróneas. En los parámetros que determinan la medición, tendremos presente los siguientes aspectos:
  • Sensibilidad ISO, cuanto más baja menos ruido tendrá la fotografía. La recomendación es trabajar a 100 ISO, pero si vuestra cámara tiene poca señal de ruido y tenéis un poco de prisa, podéis subir la sensibilidad.
  • Diafragma, cuanto más abierto, menor será el tiempo de exposición y también más estrellas saldrán en la fotografía.
  • Obturador, casi siempre trabajaremos en la posición BULB para poder hacer exposiciones largas. El tiempo de exposición determinará si tenemos las estrellas como trazos o como puntos. Si queremos tener las estrellas como puntos, debemos aplicar la siguiente fórmula para obtener el tiempo máximo de exposición: dividiremos 500 por la distancia focal con la que trabajamos, pero en la escala de Full Frame.
Ejemplo: Si tenemos una cámara con sensor APS-C y trabajamos con el zoom 18-55mm en la posición más angular que es 18mm, multiplicaremos 18 por 1,5 (18×1,5=27) para tener la distancia focal en Full Frame y dividiremos 500 por esta cantidad. El tiempo máximo de obturación para no tener las estrellas con movimiento, haciendo la foto con distancia focal 18mm, es 500/27=18,5 segundos.
Una vez sabemos cómo afectan los parámetros de medición a nuestra fotografía, un punto de partida, cuando tenemos luz de luna iluminado los elementos de nuestra fotografía, es hacer una prueba con ISO 100, Diafragma f:4 y tiempo de exposición 500 segundos. Pero para no estar una eternidad para ver si hemos acertado, lo mejor es aplicar la ley de reciprocidad:
 Subiremos el ISO al máximo que dé nuestra cámara (para el ejemplo usaré 3200 ISO) y reduciremos el tiempo tantos pasos como pasos de ISO hemos subido. De 100 ISO a 3200 ISO tenemos: 200, 400, 800, 1600 y 3200 ISO que son 5 pasos. Ahora reducimos el tiempo cinco pasos, empezando en 500 segundos: 500, 250, 125, 60, 30 y 15 segundos. Nuestra medición de prueba queda en ISO 3200 Diafragma f:4 y tiempo de exposición 15 segundos, lo que nos permite ver los resultados rápidamente y realizar los ajustes que nos interesen.
Una vez hechos no olvidéis bajar a 100 ISO y realizar el proceso a la inversa para tener el tiempo de exposición correcto.

Reducción de ruido en exposiciones largas

Activar la reducción de ruido en la cámara para exposiciones largas es un tema un poco polémico entre los que están a favor y los que están en contra. En el círculo en el que yo me muevo, gana los que están a favor de la reducción de ruido, pero este tema acaba siendo una opción personal.
La reducción de ruido en cámara trabaja realizando una segunda fotografía con el obturador cerrado y le resta a la primera exposición, los llamados píxeles calientes. Esta segunda foto tarda lo mismo que la primera en exponerse, doblando el tiempo que necesitamos para sacar una fotografía. Si hacéis una foto de cinco minutos, hasta pasados 10 minutos, la cámara no terminará y si hacéis una de una hora, tenéis otra hora más de la cámara aplicando la reducción de ruido.
Mientras se aplica la reducción de ruido podéis mover la cámara pero no podéis apagarla.
Para concluir con este artículo, además de comentar que es mas que recomendable quitar todos los filtros que tengáis colocados en vuestros objetivos, para así evitar que puedan salir luces no deseadas, a ser posible tener el espejo de vuestra réflex levantado, para evitar molestas trepidaciones cuando actúa el obturador, también es muy recomendable que vuestros conocidos/familiares sepan donde estáis y llevar el tlf móvil con suficiente batería, respetar la naturaleza, que para mi es la primera norma que todo buen fotógrafo debe saber, y como no, no os desesperéis si no lográis dar a la primera con vuestra fotografía soñada, con la práctica todo se consigue. 

Las 10 reglas de la lomografía

-Llévate tu cámara donde quiera que vayas.

-Úsala cuando sea necesario

-La lomografía no debe ser un estorbo en tu vida, simplemente tienes que saber integrarla en ella

-Intenta disparar a la altura de las caderas

-Acércate tanto como puedas a lo que quieras fotografiar

-No te lo pienses dos veces, ¡simplemente dispara, sé espontáneo!

-Además de no pensártelo dos veces, tienes que ser rápido. Aprovechando que aquí obviamos un buen encuadre o un enfoque selectivo, dispara tan rápido como puedas para no perder ese momento

-No tienes por qué saber qué ha salido en la foto. Ahí está la gracia de la lomografía, que hasta que no revelemos nuestra película, no sabremos que hemos fotografiado

-Que sea lo que Dios quiera. No pasa nada si tu foto ha salido mal, o no ha salido todo lo definida que nos gustaría. El encanto de la lomografía es que (hablando mal y rápido) nuestras fotos pueden ser una mierda técnicamente y ser increíblemente buenas

-No te preocupes por las reglas, en la lomografía prima la espontaneidad y la naturalidad.