Funcionalidad de Previsualización de la Profundidad de Campo: Qué es y para qué sirve

Cada vez un mayor número de cámaras réflex, de gama alta o incluso media-alta, comienzan a incorporar un nuevo botón cerca de la bayoneta que permite pre visualizar la profundidad de campo que tendrá la fotografía en función de la apertura de diafragma seleccionada.

Sin duda se trata de una gran ayuda para hacerte una idea del resultado que obtendrás y de si conseguirás, con el diafragma y la distancia de enfoque seleccionado, lograr ampliar la profundidad de campo todo lo que necesitas, o bien obtener el desenfoque selectivo que estás buscando.


¿Dónde Se Encuentra Este Botón?, ¿Lo Traen Todas las Cámaras?

El botón de pre visualización de la profundidad de campo se encuentra, en la mayoría de modelos, junto a la bayoneta de tu cámara. Ya sabes, la parte que permite acoplar cuerpo y objetivo.

Aunque no es muy habitual, existen otros modelos en los que varía la situación de esta función, como es el caso de la Pentax Ist* Ds, en que la pre visualización de la profundidad es una posición del botón de encendido.

Coge tu cámara y échale un vistazo a la zona de la bayoneta, quizás descubras un botón que no habías usado hasta la fecha. No te equivoques, no es el botón que te permite retirar el objetivo 😉

Si no lo encuentras, no te apures. Como te he comentado antes, se trata de una funcionalidad que no todas las cámaras incorporan.

Para que te hagas una idea de algunos modelos que lo incorporan, te diré que cuentan con él, por ejemplo, la Canon EOS 40D, la Nikon D90, o la Pentax de la que hemos hablado antes.

¿Por Qué Necesitamos Esta Funcionalidad? Porque El Visor Óptico Nos Engaña

El problema está en que cuando al mirar por el visor óptico de nuestra cámara variamos la apertura de diafragma, no observamos que la profundidad de campo de la toma varíe.

Sin embargo, si después de disparar echamos un vistazo a las fotografías, apreciamos que, como cabía esperar, una mayor apertura implica reducir la profundidad de campo y al contrario, una menor apertura supone prolongar la profundidad de campo.

¿Cómo Funciona el Diafragma de Nuestro Objetivo? Sólo Se Cierra Al Disparar

La respuesta a este “engaño” del visor se encuentra en el funcionamiento de las cámaras réflex y más concretamente en el comportamiento del diafragma de los objetivos.

La posición normal del diafragma es permanecer completamente abierto. Y es únicamente cuando se presiona el gatillo, cuando el objetivo “hace caso” al ajuste de apertura seleccionado por el fotógrafo, para una vez realizada la fotografía volver a su apertura máxima.

Esto hace que el visor de la cámara muestre el mismo aspecto independientemente del valor de apertura seleccionado, porque, como se ha comentado, este ajuste únicamente se aplica de forma efectiva en el momento de realizar la fotografía.

Por ese motivo, aquellos modelos que cuentan con el botón de previsualización pueden, presionándolo, “obligar” al diafragma a cerrarse según lo seleccionado por el fotógrafo.

De este modo, la imagen ofrecida por el visor óptico proporcionará un resultado más realista, en lo que a profundidad de campo se refiere, de la fotografía que se obtendría en caso de apretar el gatillo.

¿Por Qué Esta Pre visualización Aparece Más Oscura A Medida Que Reduzco la Apertura?

El funcionamiento y la funcionalidad parecen claros, ¿verdad?

Sin embargo, hay un aspecto que desconcierta a aquellos que prueban por primera vez esta funcionalidad.

Se trata del hecho de que cuando reduces la apertura y haces uso del botón de pre visualización, observas que la imagen se aprecia cada vez más oscura.

La explicación es sencilla, al activar la funcionalidad, estamos cerrando el diafragma frente a la posición de máxima apertura y eso conlleva una reducción de la luz que entra por el objetivo y que, por tanto, llega al visor. Lo que hace que la escena se oscurezca

En lo que hay que centrar la atención cuando se hace uso de este botón es en la variación de profundidad de campo que se aprecia en la escena. Observando como una menor apertura ofrece una mayor profundidad de campo.

El hecho de que salga más o menos oscura no es algo que deba preocuparte, puesto que el objetivo de este botón es que observes la profundidad de campo que obtendrás.

En cuanto a la iluminación de la escena no te preocupes, porque en eso también entrará en juego el tiempo de exposición y el visor óptico no es tan “listo” como para mostrártelo. Por lo que confía en que el exposímetro de tu cámara hará bien su trabajo.

Algunos Casos En Que Resultará Muy Útil

Si eres de los afortunados que cuentas con esta funcionalidad y el visor de tu cámara es suficientemente luminoso (por aquello del oscurecimiento cuando usamos diafragmas cerrados) puede serte de gran utilidad en: 
  • No es fácil acordarse de los cálculos que había que hacer para lograr la distancia hiperfocal. Pero si tienes este botón siempre puedes ver cómo de cerca estás de conseguir una imagen en la que todo aparece nítido.

  • Fotografía macro: Ya sabes que una distancia de enfoque reducida hace que la profundidad de campo se vuelva un elemento difícil de controlar. Puede ser cuestión de centímetros o incluso milímetros el que obtengas elementos no del todo nítidos. En ese caso este botón también puede ser de gran ayuda para ti.

  • Has tenido un objetivo luminoso entre manos? Entonces sabrás de lo que te hablo. Es poner una apertura por debajo de f/2.0 y se vuelve complicadísimo garantizar que aparece nítido todo lo que realmente quieres. Si puedes, usa la pre visualización de la profundidad de campo para asegurarte.

Seguro que hay más situaciones en las que puede serte útil. ¿Lo has usado en otras ocasiones?, ¿se te ocurre alguna más?, ¿tienes alguna recomendación sobre el uso de esta funcionalidad?

¿Tu Cámara No Tiene Esta Opción? No Te Preocupes, hay una alternativa

Si como yo no tienes una cámara con esta funcionalidad, no te preocupes. Siempre tienes la posibilidad de disparar, observar el resultado y determinar si has logrado el resultado que querías.

Sí, ya sé que es una solución menos atractiva, porque requiere disparar y si no estás contento volver a hacerlo. Pero, al menos, gracias a la fotografía digital, es una alternativa gratuita y para la que no necesitas que tu cámara disponga de esa funcionalidad.
Anuncios

¿Qué es el número "F"? ¿y el número "T"?

Seguro que te has fijado alguna vez en los números y letras que aparecen en el objetivo de tu cámara, ya sea una digital pequeña y compacta o una réflex con la posibilidad de intercambiar el objetivo. En todos suele aparecer una referencia a la máxima apertura que permite la lente: es el Numero F.
Los números F suelen tener apriori valores un tanto extraños: 2.8, 3.5, 4.6, … No parece que guarden relación entre ellos.
Analizando estos valores, para un neófito en la materia, lo cierto es que los números F generan mucha confusión. Cualquiera se puede hacer preguntas del tipo:
·    ¿Por qué no siguen valores lineales (1, 2, 3, 4, …)?
·    Es lo mismo, por ejemplo, f/2.8 que F2.8?
·    ¿Por qué se llaman números-F? ¿Por qué no números-A, de apertura?
·    Cuando la gente habla de aperturas, suele hacer referencia a F-pasoss. Hablan de 1, medio, … pero no de pasar de un valor a otro.
¿Qué significan, pues, estos números?
El número f es una referencia al tamaño de la apertura de la lente. Muchas veces utilizamos indistintamente los términos apertura del diafragma y número f. La apertura se refiere a la abertura física del diafragma, mientras que el número F es una representación de esa abertura.
La apertura es el tamaño del orificio que permite a la luz pasar a través del objetivo para exponer el sensor de la cámara o la película si no se trata de una cámara digital. Para controlar la cantidad de luz que pasa podemos variar el tamaño del orificio, el área de apertura.
Para reducir la cantidad de luz a la mitad, debemos reducir el área a la mitad. Una reducción de la apertura a la mitad es lo que se conoce como una reducción de un número F. Del mismo modo, un incremento al doble de apertura supone un incremento de un full pasos.
La apertura máxima de un objetivo es el pasos cero. A partir de ahi, iremos cerrando el diafragma, reduciendo un full pasos cada vez que eliminemos la mitad de la luz que entraba en cada paso anterior.
Si recuerdas las clases de geometría, para reducir a la mitad el área de un círculo, tenemos que dividir el diámetro de la circunferencia por la raís cuadrada de 2 = 1.41421356.
Cada una de las sucesivas divisiones que hagamos nos irán dando los números F que aparecen como referencia en los objetivos de nuestras cámaras.
pasos 0 = f/1.00000
pasos 1 = f/1.41421
pasos 2 = f/2.00000
pasos 3 = f/2.82842
pasos 4 = f/4.00000
pasos 5 = f/5.65685
pasos 6 = f/8.00000
pasos 7 = f/11.31370
pasos 8 = f/16.00000
pasos 9 = f/22.62741
pasos 10 = f/32.00000
La mayoría de las cámaras permiten abrir y cerrar el diafragma en saltos o pasos de 1/3 o de 1/2. Esto significa que disponemos de un mayor control sobre la apertura y cierre, pudiendo ampliar o reducir la luz en una proporción menor que el doble o la mitad.
Matemáticamente, significa que debemos aplicar la raíz cuarta o la raíz sexta para calcular los saltos de 1/2 y 1/3.
Que debes recordar sobre los Números F
·    El número F es un indicador de la apertura de la lente, refiriéndose a la apertura como una fracción de la distancia focal de la lente.
·    F2.0 y f/2.o significan lo mismo. Simplemente, son dos representaciones diferentes.
·    Un número F menor significa una apertura mayor, y por tanto, más cantidad de luz.
·    Un número F mayor significa una apertura menor, y por tanto, menos cantidad de luz.
·    Subir un full pasos a un F mayor reduce la cantidad de luz a la mitad. Bajar un full pasos a un F menor aumenta la cantidad de luz al doble.
·    Si tu cámara permite saltos de 1/3, tendrás que mover tres veces el dial de la apertura para conseguirlo. Si permite saltos de 1/2, tendrás que hacerlo dos veces.
·    Una bajada de 1/2 pasos reduce la cantidad de luz un 29%
·    Una bajada de 1/3 pasos reduce la cantidad de luz un 20%
Hasta aquí no hay nada nuevo, tal vez un poco de la matemática interna de la fotografía, pero los números f no dicen exactamente cuanta luz pasará por la lente. En realidad pueden decirlo, pero no tiene en cuenta un factor clave: todos los cristales que la luz debe atravesar antes de llegar al sensor. No existe un cristal perfecto que transmita toda la luz que choca contra este, por lo que cada vez que colocamos algo más de vidrio por sobre su paso, algo de luz quedará atascada y se perderá.
Esto con las lentes prime es algo que se puede descartar, ya que por lo general están construidas con tan pocos cristales que la perdida de luz es ínfima. Pero también existen las lentes zoom, que debido a su complejidad necesitan más cristales para funcionar y por lo tanto absorben más luz que el resto de las otras lentes.
Para resolver este problema, existe el numero t, de transmisión, que realmente indica cuanta luz alcanzará el sensor al pasar por el ultimo cristal de la lente. El numero t es el numero f corregido dependiendo de cuanta luz se pierda en el camino por el choque de cristales. Este numero indica correctamente la luz que terminara en el sensor y utilizar este valor arrojará una exposición correcta. Se calibra para cada lente, por lo que distintas lentes de distintas longitudes focales, al mismo numero T arrojaran la misma cantidad de luz y por lo tanto tendrán la misma exposición.
En el mundo de la fotografía la diferencia de luz transmitida por una lente zoom comparada con una prime es casi despreciable, por eso es casi desconocido en este ámbito. Aun así, en aplicaciones muy especificas, esta mínima diferencia puede ser el resultado de un trabajo satisfactorio como de uno erróneo. El numero t resuelve este problema, pero a la vez agrega un factor más a tener en cuenta: debido a que solo mide la luz transmitida, no afecta en nada a la longitud de campo, por lo que el numero f vuelve a entrar en escena.