Primavera

 
Anuncios

Sensibilidad ISO: Cuando Apertura y Velocidad no son Suficientes

La sensibilidad ISO es uno de los factores de los que depende la exposición. Los otros dos son la apertura del diafragma y la velocidad de obturación.
Como norma, deberíamos trabajar con el valor ISO más bajo que tenga nuestra cámara que nos garantice que la foto sale correctamente expuesta para los valores de velocidad de obturación y apertura de diafragma deseados.
Y es que, mientras que el uso de la velocidad y de la apertura permiten añadir elementos compositivos a una foto capturando el movimiento o permitiendo definir la zona nítida en la escena, el valor ISO únicamente va a aportar mayor o menor ruido.

El funcionamiento del sensor

Para entender cómo funciona el ISO, debemos remitirnos al funcionamiento del sensor de nuestra cámara.
El sensor es el chip que se encarga de capturar la imagen. Está compuesto por una malla de miles de celdas fotosensiblesen las que se recibe la imagen que forma el paso de la luz por el objetivo.
Cada una de esas celdas genera una corriente eléctrica en presencia de la luz. Esa corriente eléctrica es convertida en valores numéricos que se almacenan en la memoria de la cámara, lo que conocemos como pixeles.
En ausencia de luz, y en relación a la temperatura, cada una de esas celdas genera una cantidad más o menos fija de corriente eléctrica (y datos) al azar.
La sensibilidad de cada uno de los elementos del sensor es fija para el valor ISO más bajo que tenga nuestra cámara.
A partir de ese valor, los índices ISO superiores que nos ofrece la cámara digital se logran, no por un incremento en la sensibilidad de los elementos captores, sino por una amplificación posterior de la señal que estos emiten.
Debido a que estos elementos tienen una emisión de señal de base mas o menos fija, al capturar una señal lumínica débil y amplificarla, también se amplifica una buena parte de la emisión de datos aleatoria del chip, con lo que se mezcla una cantidad de señal aleatoria sin contenido a la señal correspondiente a la imagen.
En física, señal es toda información significativa para construir un mensaje, y ruido es cualquier otro dato que acompañe a la señal dificultando su transmisión, almacenamiento y comprensión. Por tanto, y según la explicación que acabamos de ver, al incrementar el ISO en nuestra cámara se aumenta la relación señal-ruido o la proporción de ruido en nuestra señal.
Debes utilizar el ISO más bajo que puedas siempre y cuando la foto quede correctamente expuesta. Como podrás comprobar en este artículo, es preferible hacer una foto a un ISO más alto exponiendo correctamente que utilizar un ISO bajo haciendo que la foto quede subexpuesta, ya que la zona oscura (izquierda) del histograma es más propensa a la aparición de ruido.

Sensibilidad ISO: Qué es y Cómo Funciona

La sensibilidad ISO marca la cantidad de luz que necesita nuestra cámara para hacer una fotografía. Este concepto, que viene arrastrado de la fotografía convencional, se mantiene en la fotografía digital, aunque sus fundamentos son algo diferentes
Las películas fotográficas están formadas por haluros de plata, millones de cristales transparentes sensibles a la luz, agrupados. Una gelatina actuaba como soporte impidiendo que se agrumen haciendo las veces de vehículo de esa masa lechosa. Esta gelatina, una vez seca, mantiene los haluros suspendidos formando la película propiamente dicha y permite la entrada de líquidos sin necesidad de perder ninguno de los cristales.
El tamaño de estos cristales es lo que marca la sensibilidad de la película y el grano que se aprecia al obtener las copias reveladas.
Con el paso a la fotografía digital, se conservó el concepto de sensibilidad ISO, aunque el funcionamiento del sensor no tiene mucho que ver en este aspecto, y el resultado, tampoco.
ISO Digital: la relación señal-ruido
Señal es toda información significativa para construir un mensaje.
Ruido es cualquier otro dato que acompañe a la señal dificultando su transmisión, almacenamiento y comprensión
En las cámaras digitales, el sensor o CCD es el chip encargado de la captura de la imagen. Está compuesto por una malla de miles de celdas fotosensibles en las que se recibe la imagen formada por el lente.
Cada una de esas celdas genera una corriente eléctrica en presencia de la luz. Esa corriente eléctrica será luego convertida en datos numéricos que se almacenarán en forma digital binaria en la memoria de la cámara dando origen a un píxel.
Cada una de esas celdas genera una cantidad más o menos fija de corriente eléctrica (y por lo tanto de datos) al azar, aún en ausencia de la luz y en relación a la temperatura.
La sensibilidad de cada uno de los elementos del sensor es fija, con un valor aproximado equivalente a 100 ISO. Los índices ISO superiores que nos ofrece la cámara digital se logran no por un incremento en la sensibilidad de los elementos captores, sino por una amplificación posterior de la señalque estos emiten.
Como estos elementos tienen una emisión de señal de base mas o menos fija, al capturar una señal lumínica débil y amplificarla, estamos amplificando también una buena porción de la emisión de datos aleatoria del chip, con lo que se mezclará una cantidad de señal aleatoria sin contenido a la señal correspondiente a la imagen.
La mayor calidad de imagen con una cámara digital se obtendrá usándola a su menor sensibilidad ISO equivalente.

El uso de sensibilidades ISO mayores se traducirá en un aumento de pixeles distribuidos al azar, principalmente en las zonas de sombra de la imagen. El ruido, a diferencia del grano, no será proporcional en toda la imagen, sino que se manifestará de forma más evidente en las zonas oscuras.

El ruido se manifiesta más en alguno canales que en otros. Normalmente el canal azul suele ser el que contiene más ruido. Se puede editar este canal posteriormente con algún programa de edición para reducir el ruido mediante una aplicación de filtros.

Pero cuidado: es fundamental realizar una correcta exposición en nuestra foto independientemente del ISO que tengamos seleccionado, ya que utilizar ISOs bajos a costa de subexponer en exceso una foto puede dar como resultado fotos de peor calidad que las equivalentes bien expuestas con ISOS más altos.

Los Tres Elementos que Afectan a la Exposición en tus Fotos

Para poder hacer fotos dependemos de la luz. Es la luz la que va a determinar que nuestra foto salga bien o no salga. Para que nuestra foto se haga como debemos necesitamos exponer un material fotosensible (esto es, sensible a la luz) en el interior de nuestra cámara.
Hasta la llegada de las cámaras digitales este material era una película o carrete. Con la llegada de la fotografía digital, estas películas se han sustituido por un sensor. Pero el mecanismo de exposición es exactamente el mismo, y sigue dependiendo de tres factores.
Si tu cámara lo permite y quieres dejar de utilizar algún día el modo de disparo automático, necesitarás entender el concepto de exposición y conocer cuáles son estos factores y para qué sirve cada uno de ellos.
Los elementosde que disponemos para controlar la exposición en fotografía son:
·    la apertura del diafragma
·    la velocidad de obturación
·    la sensibilidad ISO
La combinación de estos tres factores nos permitirá obtener una exposición correcta, aunque la medida en que apliquemos cada uno de ellos por separado producirá unos resultados u otros
Podemos realizar distintas combinaciones de apertura, tiempo (velocidad) y sensibilidad que nos permitan conseguir una correcta exposición en nuestra foto. Pero cada uno de los elementos genera un efecto diferente en nuestra foto que explicaremos en detalle cuando tratemos cada uno de ellos por separado. Para ir introduciendo el tema, te diré que la sensibilidad ISO afecta al ruido que tendrá la foto, la apertura definirá la profundidad de campo de nuestra imagen (las zonas nítidas y borrosas de la foto) y la velocidad recogerá el movimiento de la escena.

¿Qué es El Bokeh?

El Bokeh es un término que significa desenfoque. En fotografía se utiliza para referirse a la calidad de un objetivo por la estética de las zonas desenfocadas que produce en una foto.
Y es que tan importante es la nitidez de las zonas enfocadas en una foto como el aspecto que presentan las zonas desenfocadas de la misma foto.
Se trata pues de cómo es el desenfoque que produce un objetivo, independientemente de la profundidad de campo que se consiga.
El desenfoque selectivo es un recurso compositivo muy utilizado en fotografía, y la calidad de esas zonas desenfocadas es determinante en el resultado final.
Para la fotografía de determinados motivos, interesa que el fondo quede desenfocado para evitar posibles distracciones al observar la fotografía, resaltando de este modo el motivo. Mientras que unos objetivos muestran los objetos desenfocados como manchas circulares, otros lo hacen en otras formas, colores y contrastes. Estas formas como manchas suaves de color que toman los objetos desenfocados es lo que caracteriza el bokeh de un objetivo.
Un bokeh agradable es especialmente importante en objetivos muy luminosos, ya que en sus mayores aperturas de diafragma pueden producir una profundidad de campo mínima, y por tanto gran parte de la foto aparecerá desenfocada.
También es muy importante para objetivos utilizados en retratos, ya que el fotógrafo de retratos utiliza normalmente profundidades de campo muy pequeñas para hacer desaparecer el detalle del fondo, resaltando el motivo.
Por todo ello, el bokeh es una cualidad muy apreciada a la hora de elegir un objetivo, independientemente de sus características técnicas como rango focal o apertura máxima.